Restaurante Otelo 1

Nosotros

pollo canario

Desde 1988

La familia Dorante abrió las puertas de su restaurante, Otelo, en 1988. Situado en la entrada del barranco del infierno, segundo paraje natural mas más visitado de toda la isla, ha sabido combinar con maestría las excelencias de la cocina canaria y el trato amable con los clientes que repiten sus visitas de manera asidua a este enclave.
En concreto fue un amigo de la familia quién enseñó a Ana, la esposa de “Paco, el de Ignacia” (propietarios del restaurante), las recetas de los platos estrella en su carta, el famoso pollo al ajillo, y el exquisito conejo al salmorejo.
Son muchos los turoperadores, directores de hotel, empresarios… los además de ser clientes habituales, envían numerosos grupos dada la excelente relación calidad ­ precio.


Así los clientes qué pronto se convierten en amigos de la casa han otorgado con sus votos dos importantes galardones a este restaurante:
Trofeo internacional de Turismo, Hostelería Y Gastronomía (Editorial Ofice) en el 2001 y en el 2003, concedidos gracias a las encuestas que realizan los turoperadores in sus grupos llegados al sur de Tenerife.
Famosos como el guitarrista del desparecido grupo Queen, Brian May o el conocido locutor y presentador de televisión Constantino Romero, han disfrutado de la buena cocina del restaurante Otelo y del familiar trato de su personal.
En 1998 la empresa abrió un nuevo restaurante en Playa Fañabé, Costa Adeje, con Juan Dorante al frente. En estos años han sabido ganarse la confianza y el aprecio de muchos clientes ­ amigos que a menudo visitan el local.

pollo canario conejo salmorejo

cocina canaria pollo conejo

Barranco del Infierno

El restaurante está al lado de la entrada al Barranco del Infierno.
El Barranco del Infierno, que adopta su nombre por su carácter abrupto, es un Espacio Natural Protegido que junto a otros barrancos y roques de la zona, constituyen la Reserva Natural Especial del Barranco del Infierno.
El recorrido de este sendero empieza a 350 m sobre el nivel del mar, en un lugar que constituye un balcón natural con magníficas vistas del paisaje sur de la Isla.